Categories
Cine/TV

The Lighthouse

Apenas habían pasado unos minutos pero el sonido del faro ya estaba pegado en mi cabeza junto con el ruido de un mar feroz y gris que cubría la pantalla. “The Lighthouse” o “El Faro” en su título en español, es una película del director Robert Eggers, cuyo proyecto previo fue la aclamada película de terror del 2015, “The Witch”. En esta película, Eggers nos presenta una historia que puede ser clasificada como thriller aunque agrega elementos fantasticos y hasta surrealistas. Wake (Willem Dafoe) y Winslow (Robert Pattinson) son dos trabajadores del faro que llegan a una pequeña y desolada piedra por cuatro semanas. Viven juntos en una pequeña choza mientras Winslow, interpretado por Pattinson, es el encargado de las tareas domésticas. La dinámica resultante de estos muy distintos hombres en los confines de una choza rodeada por el mar es una de constante tensiones y peleas. 

Robert Pattinson y Willem Dafoe son compañeros de piso problemáticos que eventualmente establecen una conexión por medio del alcohol y por el mal clima que los encierra aun más en su pedazo de tierra. Lentamente, Winslow comienza un descenso hacia la locura que es perfectamente representado por la actuación de Pattinson y su habilidad de dejarse llevar por completo. Dafoe no es la excepción, ya que su look de marinero viejo con serios problemas relacionados a su adicción a la luz del faro agrega a la atmosfera sombría y oscura. La cinematografía en blanco y negro además del formato casi cuadrado crean un sentimiento de claustrofobia, donde no hay espacio para ningun detalle extra. El contraste que se crea por el blanco y negro de la cinematografía permite al espectador ver cada pequeño detalle en la cara de los actores. Estas composiciones dramáticas evocan al expresionismo alemán mediante el uso de sombras profundas e imágenes distorsionadas que crean un sentimiento de pesadilla. El sonido es otro elemento que destaca en la película. Hay una clara atención al detalle ya que muchos de los efectos de sonido no sólo funcionan como un mero fondo sino que permiten al público sentirse parte del ambiente. Los sonidos bajos y profundos del faro, el mar y a veces incluso el sonido de gritos, harán zumbar tus oidos.

Una vez más, Eggers utiliza un animal como símbolo de una fatalidad inminente. La gaviota de “El Faro” puede compararse con Black Philip de “La Bruja”, sólo que esta vez sin palabras. También hay en ocasiones un tono ligero y hasta cómico a lo largo de toda la película, ya sea a través del humor relacionado con los fluidos corporales o a través del frenético baile y canto de Winslow y Wake. La película de “El Faro” se toma un poco menos en serio a si misma que “La Bruja”, pero aún así es capaz de crear un sentimiento de temor en la audiencia. 

“El Faro” es otra producción de A24, la casa productora independiente favorita de todos. “El Faro” fue seleccionada como mejor película en la Semana de la Crítica de Cannes y en la Quincena de los Realizadores por la Federación Internacional de Críticos de Cine (FIPRESCI). También obtuvo algunas de las mejores críticas del festival asegurando una vez más la visión de A24 con una buena película que es también un poco aterradora, interesante y completamente fascinante. 

Lee la versión en inglés aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *