Categories
Sin Categorizar

El arte macabro de Olivier de Sagazan

El arte incomoda. Llega a ser un acto de comunicación entre el artista y el público, una necesidad de hacerlos sentir. El arte del performance es interdisciplinario, es cuando el cuerpo es el medio para crear una acción que se percibe como artística. El performance evoca emociones y en el caso del artista Olivier de Sagazan, su performance crea una incomodidad de origen incierto.

Olivier de Sagazan, nacido en el Congo en 1959, es un artista, escultor, fotógrafo y artista del performance. El arte de Olivier se basa en la transfiguración, usándose a sí mismo como canvas para crear nuevos personajes cubiertos en arcilla y pintura. Estas capas comienzan a tomar forma cuando las desgarra y las rompe con movimientos violentos que parecen inhumanos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=6gYBXRwsDjY]

La mente creativa de Olivier será parte de la nueva serie “Channel Zero” de Nick Antosca. Antosca involucró a Olivier por sus ideas inusuales y por su habilidad de crear figuras extrañas. Olivier inclusive propuso prenderse en fuego para la serie, pero su idea fue rechazada por razones de seguridad. El trabajo de Olivier también se pudo ver en la película de Ron Fricke, “Samsara”. Esta película es considerada más como un documental que abarca 25 países, las diferentes religiones y el concepto de ciclo de vida. “Samsara”, que intenta ser un momento de meditación para entender lo extraño que es el mundo, incluye el performance de Olivier. Esta es una de las escenas más recordadas de la película y es también una que muchos quisieran olvidar.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=3F0mnSydTb0]

Olivier está constantemente en el borde de lo macabro, creando imágenes salidas de pesadillas que se consolidan no sólo por las capas de materiales que utiliza sino que también con sus movimientos y sonidos al hacer el performance. Aunque en sí el performance no consiste en muchos elementos, la manera en la que Olivier nos presenta su “cambio de cuerpo” crea un sentimiento de miedo e intriga. Su inclinación a perturbar mediante su arte crea un morbo que incomoda e hipnotiza al espectador. La transfiguración nos hace reflexionar sobre lo primitivo de la vida humana y lo susceptibles que somos a las manifestaciones artísticas que nos lo recuerdan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *